Inconmensurabilidad y relativismo

En los años sesenta los filósofos de la ciencia Kuhn y Feyerabend sostuvieron que la historia de la ciencia es una sucesión de teorías inconmensurables, en el sentido de que teorías sucesivas no pueden compararse porque no cabe una traducción de unas a otras. La tesis de la inconmensurabilidad semántica condujo rápidamente a que se propagara la idea de que los filósofos habían demostrado que distintas comunidades o personas podían tener esquemas conceptuales totalmente diferentes. A este respecto, tanto Popper desde la filosofía de la ciencia como Putnam y Davidson desde la filosofía del lenguaje se dispusieron a elaborar contra-argumentos, por un lado, en el sentido de que las teorías científicas son intertraducibles y, por otro lado, en el sentido de que la idea de un lenguaje o esquema conceptual totalmente diferente es un sinsentido. Detrás de este tipo de argumentos latían con fuerza nuevas teoría del significado que iban abriéndose paso: la teoría de la referencia directa de Kripke y Putnam, y la teoría de la interpretación radical de Davidson.

Ahora bien, otra cuestión es si las teorías son inconmensurables con respecto a la verdad. Esta es propiamente la cuestión del relativismo: es posible que una teoría pueda traducirse a otra (y que todo esquema conceptual sea comprensible desde cualquier otro), pero tal vez la verdad de cada teoría no pueda medirse más que en términos de criterios internos a dicha teoría, en cuyo caso no hay criterios comunes a distintas teorías mediante los que evaluarlas y compararlas con respecto a su mayor o menor aproximación a la verdad. Así, el relativismo es una consecuencia de la tesis de la inconmensurabilidad epistemológica entre teorías, en el sentido de que las teorías no pueden compararse con respecto a la verdad. Rorty es el filósofo que más esfuerzo ha dedicado a formular el relativismo como una consecuencia de la inconmensurabilidad epistemológica, y Putnam es el filósofo que ha dedicado más esfuerzo a contra-argumentarle: ambos lo han hecho desde una discusión sobre el concepto de justificación como un sustituto legítimo del concepto clásico de verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: